COMUNICADO ANTE LA JORNADA MUNDIAL SOBRE UN TRABAJO DECENTE

Miércoles 08 de Octubre de 2014 17:34
Imprimir

jornada mundial trabajo decente             La Acción Católica General, junto con un buen número de realidades,                          asociaciones y movimientos de la Iglesia, han hecho público un comunicado ante          la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que tendrá lugar el próximo 7 de            octubre.

         En el comunicado aparecen reflejadas las recientes palabras del Papa Francisco:


«Es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos, y que su principal valor es el bien de la persona humana, ya que la realiza como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales, creativas y manuales. De esto se deriva que el trabajo no tenga solo un fin económico y de beneficios, sino ante todo un fin que atañe al hombre y a su dignidad. ¡Y si no hay trabajo esa dignidad está herida!» (a los dirigentes y obreros de las fábricas de acero de Terni, 20 de marzo de 2014).


«El problema es no llevar el pan a la casa, esto quita la dignidad. El problema más grave es la dignidadpor esto tenemos que trabajar y defender la dignidad que nos da el trabajo» (Encuentro con trabajadores y estudiantes del sector de la industria. Molise, 5 de julio 2014).


Jornada Mundial por el Trabajo Decente: el mundo del trabajo necesita la alegría del Evangelio

Texto del comunicado.- 

Jornada Mundial por el Trabajo Decente: el mundo del trabajo necesita la alegría del Evangelio

Ante la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, el día 7 de octubre, estas palabras recientemente pronunciadas por el Papa Francisco, adquieren un profundo significado y una llamada a toda la Iglesia y a toda la sociedad:

“Es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos, y que su principal valor es el bien de la persona humana, ya que la realiza como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales, creativas y manuales. De esto se deriva que el trabajo no tenga sólo un fin económico y de beneficios, sino ante todo un fin que atañe al hombre y a su dignidad. ¡Y si no hay trabajo esa dignidad está herida!”. (A los dirigentes y obreros de las fábricas de acero de Terni, 20 de marzo de 2014)

Sigue en "Leer más"


Última actualización el Miércoles 08 de Octubre de 2014 20:17